Accidentes in itinere

Diferencias entre accidentes in itinere y accidentes laborales

El accidente laboral in itinere es el que sufre el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo y, además, el artículo 115 de la Ley General de la Seguridad Social establece que la enfermedad profesional y el accidente laboral quedan encuadrados dentro de las contingencias laborales.

No obstante, judicialmente no es tan sencillo, ya que debe de cumplir, asimismo, con otros requisitos perfilados por la jurisprudencia: El percance debe suceder en un momento inmediato, o razonablemente próximo, a la hora de inicio o finalización de la jornada laboral. Por otro lado, el trayecto en el que ocurre ha de ser el usual u ordinario desde el domicilio habitual, es decir, la finalidad directa del desplazamiento debe estar determinada por el trabajo, por lo que no se considerarán in itinere desplazamientos desde domicilios no habituales, por ejemplo, el de la pareja, el de los suegros, padres, hermanos… ni durante los desvíos en el trayecto para recoger a los hijos en el colegio o a la pareja en su centro de trabajo, etc. Asimismo, debe suceder cuando se emplea un medio de transporte adecuado, o sea,  el que emplea habitualmente el trabajador, sin actuar con imprudencia temeraria o contra prohibiciones expresas de la empresa.

hdh-abogados-ibiza-valencia-accientes-in-itinere02La Sentencia 6487/2013 del Tribunal Supremo reformula este concepto, atendiendo a la nueva realidad social, así, a efectos prácticos, se considerará in itinere cualquier accidente que se produzca en el trayecto desde cualquier residencia habitual a efectos laborales; desvíos en el trayecto para realizar gestiones laborales; percances en zonas comunes de edificios, siempre que el empleado hubiera dejado su domicilio para acudir al puesto de trabajo y aún no hubiese cruzado la puerta del centro o cuando se hubieran producido pequeñas interrupciones en el trayecto, por ejemplo, para comer..

En caso de que hayas sufrido un accidente yendo o viniendo del trabajo, lo mejor es acudir a tu abogado de confianza, ya que te ayudará a defender tus derechos.