Problemas de aseguradoras

El seguro de la vivienda alquilada

En el caso de las viviendas alquiladas, en caso de siniestro  el seguro de hogar cubre al tomador, que es el que paga las primas y que generalmente es el propietario de la vivienda. Esto significa que si el inquilino tiene un incidente en casa el seguro no lo cubrirá.

Lo ideal en todo caso es que el arrendador cuente con un seguro especial para viviendas de alquiler o bien que al menos haya especificado en su póliza del hogar a qué está destinada la vivienda de forma que el seguro del hogar pueda ofrecer protección también a los inquilinos.

Los seguros del hogar ofrecen dos tipos de protecciones: la protección del continente y del contenido. El continente hace referencia a las estructuras de la casa como paredes, puertas, ventanas, muros o vallas e instalaciones fijas de agua, telefonía, electricidad, etc. El contenido, por su parte, hace referencia a los bienes materiales que se encuentran dentro de la misma como pueden ser muebles, electrodomésticos o los objetos de uso personal. Las joyas u obras de arte también son consideradas contenido pero deben de ser declaradas de forma individual. Por consiguiente, un buen seguro de hogar nos ofrecería protección para ambas cosas.

El seguro de hogar realmente no es obligatorio a no ser que este esté hipotecado. Sin embargo, si se tiene un inmueble arrendado conviene contratar un seguro de hogar amplio, que incluya coberturas que tengan en cuenta la situación concreta y que protejan frente a posibles problemas con el arrendatario, pero no hay por qué asegurar las pertenencias que son propiedad de los inquilinos. También es conveniente incluir una cobertura de responsabilidad civil para cubrir aquellas circunstancias de las cuales se puede ser responsable como propietario.

Más allá de la obligatoriedad de comunicar el alquiler de un inmueble al seguro está la importancia de contratar un seguro específico para arrendadores. Por otra parte, algunos seguros de hogar pensados para arrendadores también incluyen coberturas para el inquilino, con su responsabilidad civil.  

Los seguros de hogar para viviendas de alquiler pueden cubrir los bienes propios de la persona que ocupa una vivienda y, por otro, le ofrece protección frente a la responsabilidad civil que pueda repercutir sobre él. Además, estos seguros suelen incluir una cobertura a primer riesgo que le garantiza al asegurado la solución de problemas que debe solventar el propietario pero que se pueden demorar.

El seguro del inquilino que tenga contratada esta cobertura abonará los gastos de las reparaciones o se hará cargo de ellas y luego se ocupará de depurar responsabilidad con el propietario y hacer las reclamaciones pertinentes, de forma que el inquilino.

En caso de que el propietario tenga que correr con los gastos será el seguro quien se ponga en contacto con él para depurar responsabilidades sin dejar por de ellos de atender la reclamación del asegurado, en este caso, el inquilino.