¿Es obligatorio el seguro de la comunidad?

Obligaciones y recomendaciones

Todo edificio deberá estar asegurado (l art.5 LPH) por los riesgos de incendios y daños a terceros, tanto los edificios nuevos como a los que se reformen o rehabiliten a partir de 1999. Sin embargo, en cuanto al resto, la ley (art.9.1.f. LPH EDL 1960/55) prevé que con cargo al fondo de reserva la comunidad pueda suscribir un contrato de seguro que cubra los daños causados en la finca o concluir un contrato de mantenimiento permanente, pero en ningún momento alude a la obligación de contratar un seguro para el edificio, ya que aunque la póliza de seguro de su vivienda cubra aquellos riesgos en la proporción de su coeficiente de participación en los elementos comunes del edificio, ésta únicamente será eficaz cuando no exista un seguro de comunidad o éste fuese insuficiente en cuanto a continente y contenido.

Por lo tanto, la norma de base del régimen de la comunidad se refiere al seguro como una posibilidad, en ningún caso como una obligación de la comunidad. La Ley de Propiedad Horizontal no obliga a las comunidades de propietarios a contratar un seguro que cubra daños en la finca.  En esta ley simplemente se indica que con cargo al fondo de reserva de la comunidad podrá suscribir un contrato de seguro que cubra los daños causados en la finca o bien concluir un contrato de mantenimiento permanente del inmueble y sus instalaciones generales. Sin embargo, existen algunas excepciones, ya que la Comunitat Valenciana, en la regulación de sus propias competencias, sí obliga a la contratación de este tipo de seguro.

Nuestro consejo es que todas las comunidades dispongan de un seguro comunitario, con un capital acorde a los metros construidos, número de plantas, antigüedad de la finca… Con un seguro comunitario se tiene la tranquilidad de que, en caso de incendio, terremoto o siniestro grave, avería, daños o accidentes, indemnizaciones… la vivienda estaría asegurada. En caso contrario, toda la comunidad tendría que pagar solidariamente para hacer frente a gastos y compensaciones.

Los seguros para las comunidades de propietarios tienen que hacerse a medida para cubrir todo aquello que la comunidad considere necesario. Si el edificio cuenta con ascensores, se deberá revisar bien que la cobertura no esté repetida en el contrato de mantenimiento y en el seguro del bloque, para evitar pagar dos veces el mismo servicio. El seguro básico debería incluir, además, las contingencias más comunes, como son incendio, roturas, daños por agua o fenómenos climatológicos, así como asistencia jurídica. También se pueden contratar coberturas adicionales para cubrir todos los bienes y propiedades de una comunidad de propietarios, daños estéticos, asesoramiento, rotura de cristales y accidentes individuales en las zonas comunes, entre otras.


Nosotros desde HDH Abogados podemos asesorarte del tipo de seguro que más le conviene a tu comunidad.