Qué hacer frente a los ruidos y la contaminación acústica

La contaminación sonora como delito contra el medio ambiente

 

en-casa3Los delitos contra el medio ambiente  no se cometen sólo por realizar vertidos a un río o por las emisiones descontroladas de humos de una fábrica. Es delito el exceso de ruido de un local, cuando afecta al descanso de los vecinos.

Tuvimos un caso muy sonado en Ibiza: Unos jóvenes fueron denunciados por los vecinos de una comunidad de propietarios por abrir un bar de copas y hacer más ruido del permitido.

Las claves del juicio fueron las siguientes:

  • La acusación particular estaba dirigida por un abogado de Valencia que representaba a varios vecinos. No presentó ni un solo parte médico de los denunciantes que justificara que no podían dormir por las noches, motivo por el cual el elemento más “subjetivo” del delito, es decir, el causar riesgo para la salud, no se demostró.
  • Las mediciones de la policía local tenían algunos errores, puesto que los sonómetros deben tener unas características técnicas determinadas, y cada sonometría reunir unas condiciones que prueben que hay ruido en el local a unas horas concretas, y estuvieron, algunas de ellas, mal hechas, motivo por el cual el elemento “objetivo” del delito también quedó en entredicho.

Pedimos que viniera a declarar a juicio el responsable de las sonometrías, el técnico municipal. Para nuestra sorpresa, fuimos los únicos  que le hicimos un interrogatorio lo suficientemente preciso como para desvirtuar la calidad de las sonometrías.9379526

Fue un juicio que se celebró ante la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca. A nuestros clientes  les pedían cinco años y medio de prisión por el delito contra el medio ambiente. La pena tan elevada estaba justificada porque cuando abrieron el local la licencia de actividad no estaba en regla, y ese hecho agravaba mucho la situación. Les pidieron 90.000 € de responsabilidad civil derivada del delito.

Salieron absueltos gracias al “mal hacer” de la policía al realizar unas sonometrías que no reunían todas las garantías y a que los vecinos no demostraron el riesgo para su salud.

Una anécdota que los dejó en evidencia: El inmueble sobre el que estaba el local era de tres alturas, y había más de treinta denuncias. Por los apellidos de los denunciantes estaba claro que habían denunciado familiares y amigos que no vivían allí. A uno de los vecinos denunciantes que compareció en el acto del juicio les preguntamos por su hermano, y dónde vivía. Resulta que vivía en otra ciudad… ¿Se puede oír la música del local a 400 kms de distancia? Queda para el recuerdo la sonrisa pícara del Magistrado-Presidente.