El borrador de la Declaración de la Renta

No confirmes tu borrador sin revisarlo

La responsabilidad de confirmar un borrador recae en el contribuyente, ya que la Agencia Tributaria advierte de que el borrador constituye un servicio de asistencia, de efectos meramente informativos, por lo que no exime de declarar ingresos u otros datos de trascendencia tributaria, por ello confirmar un borrador erróneo podría acabar derivando incluso en un procedimiento sancionador.

Hay que destacar la importancia de comprobar que aparecen correctamente en la casilla que les corresponde las deducciones familiares y por maternidad o las aportaciones a planes de pensiones, a diferencia de las cuotas sindicales, que tendrá que ser el contribuyente el que las incluya para aplicarse la deducción.

Algo muy importante es también revisar el domicilio que figura en la declaración, ya que será al que se dirigirá Hacienda para cualquier gestión que precise realizar por correo.

HDH-Abogados-Ibiza-Valencia-Declaracion-Hacienda02Otro de los aspectos que debemos tener en cuenta es la inclusión de los hijos con rentas, ya que uno de los errores más frecuentes es incluirlos cuando tienen que hacer la declaración por su parte.

También hay que fijarse en que las subvenciones recibidas estén en la casilla correcta.

En cuanto a los gastos, habrá que estudiar si el cálculo de rentas imputadas, de pérdidas patrimoniales o de gastos deducibles son las correctas.

Asimismo, hay que repasar con cuidado las deducciones autonómicas, ya que la normativa de cada comunidad variará la factura fiscal.

¿Qué puede suceder si confirmamos un borrador erróneo? Pueden darse dos casos:

  • Que el borrador confirmado contenga errores o falta de información fiscal.
    En caso de que se confirme un borrador que no produzca un perjuicio en sus intereses procedería a realizar un recargo fijo según el error, no superando los 300 euros.  En el caso de que suponga un perjuicio para la Agencia Tributaria el contribuyente puede tener que hacer frente a una penalización, además de abonar la cantidad que realmente corresponda en la autoliquidación. Estas sanciones oscilan entre el 50% en caso de infracciones leves y el 150% en las muy graves.
  • Si, en cambio, la confirmación del borrador ha supuesto un perjuicio para el contribuyente, en este caso será preciso iniciar un procedimiento de rectificación de la declaración de la renta, con lo que ello supone en cuanto a tiempo de tramitación, así como la mayor o menor dificultad de demostrar el error producido.

¡No confirmes tu borrador sin revisarlo!