¿Acusación pública o privada?

Politizar  o no politizar la justicia. Esa es la cuestión

HDH_Abogados_Corrupcion03Hoy en día los casos de corrupción preocupan en demasía a los ciudadanos de nuestra piel de toro. No es para menos: A Undargarín le piden, ni más ni menos, 20 años; y al vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, 11.

Se ha planteado en distintos foros cuando debe un cargo público dimitir; si desde el momento en el que está “imputado” -se le atribuye la participación o comisión de un delito-, o cuando se ha formulado acusación, cuando está “acusado”.

HDH_Abogados_Corrupcion02Ésta cuestión tiene “sus más y sus menos”. Me explico. En el caso de Undargarín, los 20 años los pide el acusador público, es decir, el Fiscal, órgano constitucional encargado de perseguir “a los malos”. El sheriff del distrito. En el caso del Sr. Grau, los 11 años los pide el partido político de la oposición y la asociación “Manos Limpias”, no el ministerio público, que no acusa al Sr. Grau de cometer delito alguno en el entramado Nóos.

La acusación puede ser pública o privada. Cuando hay una acusación suficiente se debe abrir el juicio oral. Es decir; un Tribunal -o un Juzgado de lo penal- deberá celebrar un juicio y sentenciar: absolver o condenar.

La pregunta del millón es… Subimos el listón: No basta con estar imputado: Es preciso estar acusado para que un político dimita. Si dejamos que una acusación particular sea suficiente para que un político dimita, y ésta acaba estando en manos de partidos políticos con intereses encontrados, ¿no estaremos politizando, aún más, la Justicia? Espero vuestros comentarios…