Bansky y la ley

Leyes, bromas y arte

En estos últimos días hemos visto cómo Sotheby’s, una de las más importantes y famosas galerías de arte de todos los tiempos, se ha visto envuelta en un escándalo debido a una broma realizada por uno de los autores de una obra de la subasta.

Girl with balloon de Banksy, que muestra a una niña que trata de alcanzar un globo en forma de corazón, era una versión en lienzo de un diseño que primero apareció como grafiti en una calle del este de Londres, y que en 2017 fue elegida la obra favorita de la nación, puesta en un marco de estilo victoriano, pintada con aerosol y acrílico sobre lienzo en 2006, con unas medidas de 101 x 78 x 18 cm y firmada y dedicada en el reverso, se sorteó el pasado 6 de octubre y se autodestruyó en mitad de la puja ante la estupefacción de los asistentes, tras ser subastada por 1,04 millones de libras (1,18 millones de euros), el triple de lo previsto y récord para el artista, originario de la ciudad inglesa de Bristol, Banksy se hizo conocido por sus subversivos grafitis que aparecían en diversas partes del mundo, de Londres a Palestina, y desde entonces se ha convertido en un cotizado artista.

El propio artista subió un vídeo en el que explica cómo preparó la trituradora de papel tras el marco del cuadro hace años, en espera del momento en que fuera subastada. En el vídeo se puede ver cómo un lienzo, se hace trizas al pasar por una trituradora de papel instalada en la parte inferior del marco, proyecto de lo que se iba a llevar a cabo en la subasta: “El impulso de destruir es también un impulso creativo.

Cuando el viernes por la noche, en la sala activó el mecanismo destructor dejando a todo el público estupefacto, Sotheby’s ante tal situación, decidió pausar la subasta: “Parece que acabamos de ser Banksy-tados“, declaró el director de arte contemporáneo, Alex Branczik.

Debemos tener en cuenta que la línea que separa una broma de un acto ilícito es muy fina, ya que en muchas ocasiones estas bromas pueden convertirse en delitos recogidos en el Código Penal, y una obra de arte vendida por más de un millón de euros acababa de ser destruida.

El Código Penal actual, contempla bajo la rúbrica general De los desórdenes públicos, conductas que podrían dar lugar a responsabilidades penales.

La jurisprudencia del Tribunal Supremo habla de paz pública como concepto integrado por el conjunto de condiciones externas que permiten el normal desarrollo de la convivencia ciudadana, esto es, el cumplimiento de unas normas, el respeto a la dignidad y derechos de las personas, la tranquilidad general-.

Por otra parte, el delito de daño en propiedad afecta el patrimonio de las personas, se consuma cuando se destruye o deteriora una cosa ajena (mueble o inmueble) en perjuicio de otro (el agraviado), se llega a cometer de forma dolosa o culposa, su grado de prosecución puede ser de oficio o de querella, y en este caso se trata de un dolo directo y de culpa consiente o con representación, es decir, intencional.

No obstante, si bien decíamos que la línea entre las bromas y el delito es fina, más fina es aún entre las bromas, el delito y el arte.

Y es que esta broma se ha considerado el primer trabajo artístico de la Historia que se crea en vivo durante una subasta, es decir, Banksy no destruyó una obra de arte en la subasta, creó una nueva, a la que ha titulado Love is in the bin.

La casa de subastas pidió un nuevo certificado de autenticidad a Pest Control, la compañía oficial que garantiza la autenticidad de las obras de Banksy, por lo que la coleccionista que adquirió la obra pasó de víctima legal a una de las propietarias de arte más afortunadas del planeta: posee una obra única cuyo precio, según los expertos, se ha duplicado en apenas 24 horas.