Bitcoin, la moneda que está cambiando el mundo.

¿Es seguro invertir en Bitcoins?

Bitcoin es una moneda para intercambiar bienes y servicios en forma de divisa electrónica descentralizada, por lo que nadie la controla -no tiene un emisor central- y destaca por su eficiencia, seguridad y facilidad de intercambio.

Al no pertenecer a ningún Estado, puede usarse en todo el mundo por igual y puede comprarse con cualquier moneda, sin intermediarios, es decir, que las transacciones se hacen directamente de persona a persona y de manera irreversible e inmediata, preservando la identidad de los negociantes.

Además, es imposible su falsificación o duplicación gracias a un sofisticado sistema criptográfico y no es necesario revelar tu identidad al hacer negocios y preserva tu privacidad.

El hecho de que no existan intermediarios ni tasas, hace que se reduzcan los costes de enviar dinero sustancialmente y permita también vender productos y servicios a un precio más justo.

Asimismo, se establece un servicio de fideicomiso (escrow), de manera que el dinero solo se emite si el producto ha llegado satisfactoriamente a su destino.

El precio de los bitcoins se conoce a través de portales de internet especializados en el comercio de esta moneda virtual. Existe una cotización en tiempo real, como consecuencia de los movimientos de demanda y oferta que son registrados por los integrantes del sistema. Tiene las características del dinero (durabilidad, portabilidad, fungibilidad, escasez, divisibilidad y reconocibilidad), pero basado en propiedades matemáticas, de manera que si aumenta el número de usuarios, aumenta su precio. En caso contrario, su precio se desplomará, como en cualquier derivado financiero.

Los nuevos bitcoins son generados por un proceso descentralizado llamado “minería” y los mineros de bitcoin procesan las transacciones y aseguran la red usando un ‘hardware’ especializado y recogen bitcoins a cambio de este servicio.

Estos bitcoins se crean a velocidad predecible y decreciente. El número de bitcoins creados cada año se reduce a la mitad de forma automática a lo largo del tiempo hasta que la emisión de bitcoin se detenga por completo al llegar a los 21 millones de bitcoins, lo que tiende a elevar el precio del bitcoin.

Finalmente, debemos señalar que bitcoin no es una moneda fiduciaria de curso legal en ningún territorio, por lo que la normativa no es muy específica. No obstante, puesto que en la práctica cualquier plusvalía debe cotizar a Hacienda como un incremento patrimonial, en caso de que no fuese declarado un patrimonio en el extranjero, Hacienda podría imponer una multa incluso superior a su valoración.