La ayuda del Mediador y cuatro cosas que no puedes dejar de hacer si estas pensando en divorciarte

Si has llegado a la conclusión de que en tu conflicto de pareja el siguiente paso es el divorcio, como profesional te recomiendo que intentes llegar a una solución consensuada …al menos en los aspectos más importantes

Hay cuatro puntos que no puedes dejar de resolver y son:

  • La distribución de vuestros bienes
  • El régimen de visitas si hay hijos comunes
  • La pensión compensatoria que se aplica cuando uno de los dos tiene una retribución superior al otro
  • Y por supuesto…la vivienda habitual

Te cuento porqué debes confiar en un mediador

Como profesional de la mediación aconsejo que seáis vosotros quienes decidáis sobre los bienes y sobre la forma de continuar (o no) vuestras relaciones personales, porque la otra opción es que lo decida un juez, es decir, un tercero que no os conoce en absoluto, pero que tiene autoridad para obligaros a tomar un camino u otro. 

Algo muy beneficioso en la mediación es que evita una situación contenciosa, que es lo primero para evitar mayores complicaciones. Las partes solicitan la asistencia de un mediador profesional que intentará no resolver el conflicto, sino que éste concluya de un amanera lo menos dolorosa posible -tanto emocional como económicamente-. Por ello os escuchará, aportará ideas y herramientas legales para lograr puntos en común de una forma franca y personalizada. 

El mediador os escuchará, aportará ideas y herramientas legales para obtener una solución

Tienes que saber que el resultado de esa labor es la elaboración de un escrito, un acta que posee la fuerza de un verdadero contrato. Si ambos tienen claro que quieren realmente terminar la convivencia definitivamente, esta herramienta legal os ayudará muchísimo. Una variante más fuerte es firmar -de foma consensuada- un  Convenio Regulador que no es más que un documento donde se ponen en común los términos del fin del contrato matrimonial y que un abogado homologa por vía judicial.

Personalmente, despues de muchos años en el tema, he podido comprobar que cuando hay un procedimiento contencioso las relaciones personales de la ex-pareja se enturbian por la presencia de Abogados, Procuradores y un Juez, lo que no siempre colabora para resolver los problemas de ambos, y, además en el caso de que haya niños hace que sufran consecuencias que pueden evitarse si se obra con cabeza fría y con la asistencia de un mediador.