Derechos de sucesión (III)

Pagos de los Derechos de Sucesión en Valencia y Baleares

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es el que determina la fiscalidad de las herencias con carácter progresivo y su gestión está cedida a las comunidades autónomas.

Cuando una persona fallece existen una serie de impuestos sobre la herencia  bajo el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, regulado por la Ley 29/1987, de 23 de diciembre , también conocida como ley del impuesto de sucesiones y donaciones, y por el reglamento del impuesto de sucesiones, marcado por el Real Decreto 1629/1991, de 8 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Para las herencias y transmisiones mortis causa la base imponible se calculará a través del valor neto de la adquisición neta individual (de cada heredero para la herencia), entendida como el valor real de los bienes y derechos, menos las cargas y los gastos deducibles.

El impuesto dispone de una serie de deducciones que podrán aplicarse con carácter general y que afectan especialmente a los testamentos en las herencias. En este sentido, la ley del impuesto de sucesiones marca que podrán deducirse o restarse al montante de la herencia las cargas o gravámenes de naturaleza perpetua, temporal o redimibles que aparezcan directamente establecidos sobre los mismos y disminuyan realmente su capital o valor, las deudas y los tributos de la Seguridad Social, gastos de última enfermedad, entierro y funeral.

El plazo para verificar este pago es, en principio, de seis meses desde el fallecimiento, per antes de que transcurran cinco meses desde el fallecimiento se puede solicitar una prórroga de otros seis, que comenzará a contarse desde que finalice el plazo de seis meses y llevará aparejada la obligación de satisfacer el interés de demora correspondiente hasta el día en que se presente el documento o la declaración.
En Valencia y Baleares, el ingreso debe efectuarse obligatoriamente mediante la correspondiente autoliquidación. Para ello, el propio interesado tiene que calcular cuánto tiene que pagarse de impuesto e ingresarlo en la hacienda autonómica y  rellenar los modelos oficiales correspondientes (de declaración y de autoliquidación —mod. 650 y 660) y efectuar el ingreso en la entidad de depósito que presta el servicio de caja o en alguna de sus entidades colaboradoras (Bancos y Cajas).