El ciberacoso en las aulas, un nuevo reto para el legislador penal

¿Qué es el Ciberacoso?

Puede definirse, de forma gráfica, como lo hace Wikipedia:

“…el uso de información electrónica y medios de comunicación como el correo electrónico, redes sociales, blogs, mensajería instantánea, mensajes de texto, teléfonos móviles, y websites difamatorios para acosar a un individuo o grupo, mediante ataques personales u otros medios”.

HDH-abogados-Valencia-Ibiza-Ciberacoso02Está claro que para los mayores puede tener diversas expresiones: pedófilos, acoso sexual, laboral, etc, pero el que nos preocupa especialmente es el que se da entre menores en el ámbito escolar, cada vez más frecuente, y cuya problemática es prácticamente desconocida entre educadores y padres.

Una vez más nos encontramos frente a la brecha tecnológica que en realidad debemos entender como verdadera brecha cultural: es decir, por un lado tenemos la generación de personas a quienes el boom tecnológico de los móviles pilló ya adultos y por tanto carece de experiencias a las cuales recurrir para entender lo que sus hijos están viviendo, y por otro tenemos los menores que aún no han desarrollado los recursos que podrían poner en juego para resolver experiencias conflictivas de acoso basadas en tecnología.

Para entender el ciberacoso hay que entender los cambios culturales que se están produciendo mediante la tecnología. Los digital natives es decir, los menores que han nacido en un entorno digital,  entienden muy bien la tecnología, pero cuando sufren acoso no llegan a percibir lo que les está pasando. No reconocen que están sufriendo una situación de acoso. Incluso muchas veces los menores acosadores no son conscientes de que están acosando mediante la tecnología.

HDH-abogados-Valencia-Ibiza-Ciberacoso03El Derecho Penal a veces, “se queda atrás” con nuevas formas delictivas como la que hoy examinamos: el uso de nuevas tecnologías para acosar, humillar, maltratar… A veces estos delitos van acompañados con otros paralelos -robos, peleas, daños, lesiones-. Pero el ciberacoso, o cyberbullying como tal, no tiene un tipo penal específico en nuestro derecho, pese a que sí están tipificadas otras conductas como las anteriormente descritas.

Los delitos informáticos sí tienen su tratamiento, o las peleas, pero no el ciberacoso, cuestión ésta que exige una reforma urgente del código penal. Lo grave es que estas dolorosas situaciones no espera las reforma, en nuestro despacho de abogados de Valencia y de Ibiza ya hemos tratado varios casos tan tristes de ciberacoso; y, en muchas ocasiones, esta problemática se agrava porque la jurisdicción penal de los menores no está dotada de los elementos precisos que impidan la persistencia en el abuso.