El complejo arte de heredar en España

El Derecho y la Muerte, entre lo existencial y lo práctico

Tarde o temprano nos enfrentamos a la muerte y aunque haya gente que no quiera pensar en ella lo cierto es que sobreviene algún día, tanto para nosotros mismos como para nuestros familiares. Así que no nos queda más remedio que enfrentarla y, más allá de las consideraciones existenciales que todos tenemos sobre ella, está el Derecho, que como no nos cansamos de decir una y otra vez, lo abarca todo y sobre todas las cosas tiene siempre algo que decir.HDH Abogados Valencia Testamento02

Por tanto tarde o temprano nos enfrentamos con el Derecho Sucesorio que en España por sus particularidades autonómicas  y por su historia tiene ciertas “complejidades”. Nos referimos al hecho de que junto con el Sistema Sucesorio regulado en el Código Civil, coexistan diferentes sistemas establecidos por las legislaciones forales o especiales. Por ejemplo: en Ibiza existe el Pacto Sucesorio, una especialidad foral que no está regulada en el Derecho Hereditario Valenciano, con muchas menos especialidades en esta materia que el Derecho Balear.

Hay que reconocer entonces que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones con sus dos regímenes forales y especiales, y 16 leyes autonómicas es cuanto poco, complejo y a veces arduo, y podemos incluso decir que se complica todavía más si el heredero por ejemplo reside en el extranjero. Hoy día con la creciente movilidad de los ciudadanos europeos y por otro lado con la búsqueda de nuevas fuentes de trabajo provocadas por la crisis nos encontramos -y nos encontraremos cada vez más- con situaciones que requieren compatibilizar las distintas caras del Derecho Sucesorio.

HDH Abogados Valencia Testamento03Yendo a lo práctico vemos que en un contexto como el descrito,  la legislación española exige que los contribuyentes tengan que abonar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones según la ley estatal. Lo que significará no poder acogerse a ninguna reducción de cuota o bonificación fiscal autonómica  debido a que en Sucesiones, la Norma Autonómica se aplica cuando el fallecido es residente en España; y la Ley Estatal lo hace cuando se trata de no residentes, con lo cual se pierden las reducciones fiscales que la primera tiene y de las cuales carece la segunda.

Para complicar aún más las cosas, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha resuelto que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones español vulnera la legislación comunitaria al obligar a quienes no viven en España a pagar más que a los que sí lo hacen, ya que éstos son los únicos que pueden beneficiarse de las ventajas fiscales autonómicas.

Cada caso tendrá por supuesto sus propias especificidades, pero este es el contexto general y por tanto bueno es consultar a nuestro abogado si estamos pensando en heredar o en testar pues aquí también se aplica el dicho popular “Prevenir es mejor que curar”.