¿Quejarse o Reclamar a una aseguradora?

Todo lo que hay que saber para reclamar a la aseguradora

Ante todo definamos que es reclamar a una aseguradora. Se trata solicitar o exigir a una compañía aseguradora a través de un medio que deje constancia, bien por escrito, grabación o vídeo, para que cumpla con determinados servicios a los que se ha comprometido y los cuales no han sido cumplimentados en tiempo y forma.

Una vez hecha la reclamación lo normal es que  la aseguradora analice el caso y justifique su accionar, resolviendo el tema bien en favor del reclamante o desestimando la reclamación.

Pero atención, no es lo mismo una reclamación que una queja. Una queja consiste en denunciar situaciones que perjudican a la persona que se queja, tales como omisiones de un servicio, demoras, olvidos etc. La queja no busca la restauración de un derecho pero en muchos casos constituye la primera parte de una reclamación.

A diferencia de la reclamación, la queja tiene como fin denunciar una anomalía para que el asegurador se aperciba de la misma, una reclamación tiene como objetivo restituir determinados derechos del usuario que no se estan cumpliendo en base a lo acordado. En el caso de las reclamaciones a las compañías aseguradoras la reclamación puede ir a más, en el caso en que no se satisfaga la misma, llegando el denunciante a presentar una solicitud una sanción a la DGSFP (Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones)  para la aseguradora.

Las malas compañías aseguradoras intentan desanimar y neutralizar al reclamante

En el caso de iniciar el camino de la reclamación es necesario prepararse para tener que afrontar estrategias y políticas pensadas por las malas compañías aseguradoras para desanimar y neutralizar al reclamante, siendo los servicios de atención al cliente de las aseguradoras de las mas duras en todo tipo de reclamación o negociación. Las malas aseguradoras estan preparadas para actuar siempre en favor del seguro, complicando situaciones simples, dando largas o dejando de dar información valiosa para la resolución del conflicto.

Este tipo de acciones buscan hacer perder el tiempo del usuario intentando desanimarlo, sin embargo, si el usuario esta preparado para estas estrategias podrá seguir adelante. De encontrarse con este tipo de situaciones y en la medida en que la compañía aseguradora no solo no resuelva el problemas sino que dé pruebas de un accionar planificado para la desestimación del reclamo, hay que  plantease incluso una reclamación judicial.

En este caso la reclamación pasa a un nivel mucho mas exigente ya que sigue un protocolo de actuación mucho mas rigurosos tales como las:

  • Alegaciones, donde las partes exponen sus pretensiones.
  • La fase Probatoria, donde presentan las pruebas probar la realidad de los hechos en los que se basan.
  • La fase Decisoria, que es cuando el Tribunal se pronuncia dictando una sentencia.