Reclamar el mes de fianza

Cómo reclamar la fianza del arrendamiento de la vivienda

El arrendador tiene la obligación de devolver la fianza siempre que no se adeuden por el inquilino el pago de mensualidades de la renta ni cantidades asimiladas de suministros de luz, agua, gastos de comunidad, etc. y no se hayan producido daños en la finca imputables al arrendatario

Si no se devuelve por el arrendador la fianza en el plazo de un mes desde la entrega de las llaves, la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) en su art. 36.4 establece que dicha cantidad devengará el interés legal: “el saldo de la fianza en metálico que deba ser restituido al arrendatario al final del arriendo, devengará el interés legal, transcurrido un mes desde la entrega de las llaves por el mismo sin que se hubiere hecho efectiva dicha restitución.”

El procedimiento para reclamar la fianza será el correspondiente según la cuantía reclamada, es decir si la cuantía no excede de 6.000 euros se realizará mediante un juicio verbal, y si excediera de ese importe el juicio sería ordinario.

Es decir, en primer lugar habrá que hablar con el arrendador y explicarle que la fianza que en su día se le entregó cuando se formalizó el contrato de arrendamiento, ya sea de vivienda como de local de negocio, tenía como finalidad que al terminar el contrato se le devolviese la finca en buen estado de conservación y sin adeudarle cantidad alguna con motivo del contrato, ya sean rentas o cantidades asimiladas como por ejemplo los gastos de luz, agua, comunidad de propietarios, etc., es decir, aquellos gastos que el inquilino se comprometió a pagar.

Si el arrendador sigue negándose, bien porque alegue que hay desperfectos en la vivienda o que se deben cantidades, se procederá a enviar un burofax donde le solicite formalmente la devolución del importe de la fianza al haber finalizado el contrato, con la advertencia de que en su defecto se ejercerán acciones judiciales en su contra. Este documento es importante si finalmente acabamos en el Juzgado, ya que dejaría constancia de la reclamación de la fianza, y a los efectos si procediera, de la condena al pago de los gastos judiciales (costas). Se esperará el plazo de un mes para proceder a enviarle el burofax al arrendador exigiéndole la devolución de la fianza desde la entrega de las llaves ya que el arrendador tiene el plazo de un mes desde que haya recuperado la posesión del inmueble para comprobar los desperfectos que tuviere la finca y el importe de las cantidades (rentas o asimiladas) que deba el inquilino; dentro de ese mes, hará las compensaciones que procedan con la fianza percibida y en su caso le devolverá el total o la diferencia al inquilino. Transcurrido el mismo, el importe de la fianza devengará intereses.

En caso de que el burofax no haya dado resultado, el inquilino deberá plantearse la reclamación en el Juzgado.

Llegados a este punto, le recomendamos que contacte con su abogado de confianza, él sabrá cómo proceder.