Traspaso de negocio. Tipos.

¿Conoces los trámites?

El traspaso de un negocio es un acuerdo para la cesión del contrato de arrendamiento de un local o negocio y de los activos comerciales tangibles (mobiliario, productos, etc.) e intangibles (clientes, marca, fondo de comercio, etc.) a cambio de un precio determinado o mediante la compra de la sociedad limitada.

A la hora de realizar el traspaso hay que tener establecida cuáles son las características y evolución del negocio: facturación, impuestos, licencias, costes, inventario, etc. para estipular un precio sobre el que negociar, siempre en consonancia con la capacidad del negocio de generar beneficios en el futuro.

Respecto al traspaso de negocios existen diversas opciones legales: la cesión de contratos de arrendamiento, el traspaso de un local arrendado por una sociedad, traspaso de negocio en un local propio y subrogación en caso de fallecimiento del inquilino,

Los traspasos de negocios en locales en los que se ejerza una actividad empresarial o profesional vienen regulados por el artículo 32 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (Ley 29/94 de 24 noviembre de 2004), que permite ceder el contrato de arrendamiento, sin necesidad de contar con el consentimiento del propietario, siempre y cuando el contrato de arrendamiento no incluya una cláusula que prohíba la cesión o traspaso.

En el caso de que el local estuviera arrendado por una sociedad, una alternativa al traspaso del negocio sería considerar la compra de la sociedad en cuestión, adquiriendo todas las obligaciones de pago pendientes que tuviera la sociedad, además de los bienes y derechos.

Para realizar un traspaso de negocio en un local propio, se procede a una valoración del negocio en marcha y a la firma de un contrato de arrendamiento, pagando el precio por el negocio y luego una renta mensual por el arrendamiento.

Por fallecimiento del inquilino, si sus herederos o legatarios continúan ejerciendo la actividad, el contrato de arrendamiento se subroga en las mismas condiciones.

En cuanto a las operaciones de cesión de un negocio como vía de traspaso no están en principio sujetas a IVA ni impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP), siempre y cuando se transfiera el negocio en su totalidad, pero no ocurre lo mismo en el caso de que se reciba una parte del traspaso de negocios, ya que en este caso se incluirá el 21% de IVA y deberá incluir también las retenciones correspondientes.

Respecto a la renta recibida por el traspaso, su tributación en el IRPF no será como rendimiento del negocio o ventas sino como ganancia patrimonial, que se calculará deduciendo del importe del traspaso el valor de neto de los bienes y derechos entregados y si se tratase de una sociedad debería tributar esta ganancia en el impuesto de sociedades.

Consulta con tu abogado de confianza los aspectos legales y tributarios, él sabrá aconsejarte de manera correcta y profesional, tanto para la preparación del contrato e impuestos como en cualquier otro aspecto en el que se precise apoyo jurídico. Estamos para ayudarte.