Uso y abuso del correo electrónico en las causas judiciales

La validez jurídica del correo electrónico en los litigios

Actualmente se permiten los correos electrónicos como prueba en los litigios, debido al extendido uso del correo electrónico en todos los ámbitos y para todas las ocasiones como medio para dejar constancia de unos hechos mediante una comunicación en un registro permanente.

HDH-Abogados-Ibiza-Valencia-Emails02El correo electrónico ha supuesto una revolución en el mundo empresarial, ya que a pesar de ser una comunicación escrita y, por tanto, tiene las características del mensaje escrito, también tiene las características del mensaje oral: el mensaje es directo e inmediato, tanto en el tiempo de emisión como en el de recepción.

Pese a todo ello, los correos electrónicos también han desarrollado una cara negativa: se han aprovechado para extorsionar y estafar. Esto ha provocado que los correos electrónicos sean una prueba determinante del caso en las causas judiciales: la actual Ley de Enjuiciamiento Civil (LeC 2000) admite la validez de las pruebas electrónicas aportadas por cualquiera de las partes, siempre que éstas no sean impugnadas por la parte contraria. Pero la misma no aclara cómo ha de presentarse, por lo que puede resultar fácilmente impugnable.

HDH-Abogados-Ibiza-Valencia-Emails03Es muy fácil editar y retocar el contenido de un correo electrónico, ésa es la razón de su invalidez: no se puede acreditar la veracidad de un mensaje de correo impreso, pues puede haber sido manipulado previamente. ¿Qué se debe hacer, pues? Para que sea aceptado judicialmente los peritos judiciales analizarán tanto el soporte que lo contiene como el programa que lo aloja y la información adicional digital del mismo correo, además de los datos como fechas de entrada y salida, contenidos, cabecera, IP (ordenador de origen), direcciones, ISP (servidores) metadatos

Una vez acreditados por un informático forense la veracidad de la procedencia y contenido del mensaje electrónico se obtendrá un estatus probatorio favorable en la causa judicial.